Juan José Millas y Lo que sé de los hombrecillos

 

Acabo de leer esta novela de Juan José Millas y creo que hay mucho que decir. Me ha gustado, me ha entretenido pero sobre todo me la he vivido.

Cuando uno asume una experiencia creo que esta se rodea de sucesos, con esta novela me ha sucedido eso, es que ha coincidido con varios episodios que intentaré narrarlos y es que la verdad lo he disfrutado mucho más que el libro por si mismo.

Primero sucedió que escuche del lanzamiento del Libro de camino a una reunión, afortunadamente y como siempre intento ir con tiempo ya que la zona es altamente complicada de aparcar, tenía el tiempo suficiente para ello pero no para parar a comprar el libro, cuya librería estaba a corta distancia de la reunión (en coche) pero a alguna más importante andando. De todas formas y casi por sacarme el gusanillo, pasé por la librería y encontré un -milagroso- sitio para aparcar en la puerta misma. Lo cual para mi quiso decir que el libro tenía que ser mío.
lo he leído poco a poco durante la semana, con esfuerzos grandes de detenerme par descansar ya que podía seguir y seguir. faltándome dos capítulos para terminar, escucho una entrevista en la radio, en la cual el autor (que es partícipe del programa radial) era preguntado por lectores (a manera de tertulia de lanzamiento), pero entre las intervenciones me llamó mucho la atención de una mujer de algún país oriental que estaba haciendo una tesis doctoral acerca del autor. De pronto y mientras hacía la compra y escuchaba la radio con mis audífonos conectados a la radio de mi móvil, me puse a pensar en lo que realmente significaba para esa mujer, que había seguido por tanto tiempo y con tanto sacrificio al autor, estar hablando con Él. La verdad es que me emocioné mucho y hasta tuve que disimular las caras que hacía, ya que no eran las dignas de un supermercado ni de la compra.
Esa noche mismo tuve la obligación de terminar la novela, que está bien, excepto por el final. Habría esperado algo tan creativo y emocionante como el desarrollo, pero no. Es una historia a lo Norteamericano, con final feliz, que creo que realmente le hace perder mucho, casi y diría que la aborta.
pero subyace algo para mi mucho más importante que la historia misma. Es como que quisiera entender que detrás de ella hay un guión, una estructurada estrategia de decirnos todo lo que no está escrito en la novela pero que todos lo entendemos. Ese voyerismo, una historia paralela construida con elementos puramente simbólicos. El huevo, la ropa interior, el sexo anatómico. El vértigo y el miedo, más que el abismo y el asesinato…creo que es una maravillosa novela por todo lo que no está en sus letras, sino en el entendimiento implícito que te deja el leerla. Grande, muy grande Millas.